jueves, 4 de noviembre de 2010

El fraude y los trabajadores.

Otra jornada desgraciada, la vivida ayer en la travesía interna de la CTA, y no por la racional disposición dictada por el Ministro de Trabajo Carlos Tomada, que por otra parte es la que habitualmente se toma en estos casos, sino por las posturas y mezquindades injustificadas de parte de la Lista 1 de Víctor De Genaro.
Porque convengamos, es lógico que ante un escenario de una elección indefinida – y si se me permite interminable- en cualquier espacio gremial, la cartera de Trabajo conceda una extensión en los mandatos en tanto se resuelve aquella.
Y no sólo es lógico, sino que también urge dado que en cualquier caso, y la CTA no es la excepción, el permitir una situación de acefalía paralizaría todas las actividades con las consecuencias gravísimas que ello implica.
Consecuencias que llevarían a la central a no cumplimentar convenios varios con organizaciones nacionales e internacionales, y lo que es aún mucho mas grave pretendiendo ser una central de trabajadores, impedirían el normal desarrollo administrativo perjudicando al personal que trabaja allí.
Para ser más claro, impedir el normal desarrollo administrativo, entre otras cosas, lo que generaría es que no se paguen los sueldos de los laburantes.
Ahora, cabe destacar que la resolución efectivizada por Carlos Tomada concede a toda la Mesa Nacional de la CTA una extensión en los mandatos de sus miembros, incluyendo tanto la continuidad de Hugo Yasky como Secretario General, como la de todos los demás secretarios, y dicho esto no debe perderse de vista que la composición del organismo tiene como sector mayoritario al que hoy se encuentra enrolado en la Lista 1.
Dicho esto, no pueden más que resultar indignantes las posturas públicas de Pablo Micheli, lugarteniente de De Genaro, acusando a base de mentiras falsas intervenciones del Gobierno Nacional y Popular.
Posturas públicas fogoneadas por el monopolio Clarín, que faltan a la verdad y dan una muestra cabal de la clase de ser despreciable que es.
Y afirmo esto porque Micheli bien sabe que sin esta disposición se produciría una parálisis que llevaría a que los trabajadores de la CTA no cobren sus sueldos, y se evidencia que esto no le importa.
Se evidencia que para él es más importante montar una táctica mediática con su aliado Clarín en pos de demonizar al Gobierno y a la Lista 10 para mantener el pantano electoral y así quedarse con la conducción, que asegurar los derechos mínimos de los trabajadores de la central.
Pero esto se agrava si tomamos en cuenta que la indefinición de la elección es pura y exclusivamente por el fraude escandaloso perpetrado por la Lista 1 en todas las mesas de Misiones; Mendoza y Tucumán, y en los distritos bonaerenses de Esteban Echeverría, Ezeiza y Florencio Varela como lo resolviera el Tribunal Autónomo de Resolución de Diferendos Electorales, reconocido por ambas listas.
Porque esa autentica estafa a los trabajadores, es la causa inicial de la resolución que termina tomando el Ministro de Trabajo pensando en los trabajadores como debe ser.
El puerto de llegada para concluir ésta trágica travesía de la central, aparentemente, tendría fecha acordada por ambas listas.
Sería el 30 de noviembre, el día en el cual se cumplimentaría lo dictado en el fallo del tribunal sobre la nueva votación en los lugares donde se produjo el fraude por parte de la Lista de Micheli.
Ello, naturalmente siempre y cuando estén los padrones correspondientes dado que fue precisamente la utilización de falsos padrones, la forma en la cual se cometió el robo electoral.
De cualquier manera, y aún entendiendo como poco probable que este barco llegue a buen puerto, el terrible viaje que transita la central dejará, en el mejor de los casos heridas incurables.


Compañero Ikal Samoa

1 comentario:

Unfor dijo...

Excelente descripción de un tema que está fogoneado y enturbiado por los medios.

EnglishFrench German Spain Italian DutchRussian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified mesajes de amor y amistadtraductor banderas blogdocumentalesxo descargar un link