lunes, 18 de octubre de 2010

Cobos en declive.

Las convicciones de Cleto Cobos, traidor de poca monta si los hay, parecen haberse consolidado decididamente entorno al concepto de política profesional.
Esa deformación vejatoria de la política que se mide por el minuto a minuto, y que entiende a los candidatos a ocupar cargos públicos ya sea en el Ejecutivo o en el Legislativo, como meros productos a venderse a los consumidores que vendrían a ser los ciudadanos.
Esa práctica nefasta que deteriora la vida pública, donde la imagen lo es todo y el oportunismo es rey, es la que abraza hoy el vicepresidente violador sistemático de la Constitución Nacional.
Y el correlato empírico en los últimos días debimos padecerlo, no sólo con su voto aprobador de la Ley de Quiebra del Estado, sino también en sus afirmaciones del viernes pasado en Mar del Plata durante esa reunión de empresarios enriquecidos obviamente gracias al trabajo de los laburantes en sus empresas, que a su vez sirviera como vidriera de productos opositores, denominado Coloquio de IDEA.
Es que el viernes, como para coronar una semana a pura especulación rastrera, Cobos puso de manifiesto su oposición al proyecto de participación de los trabajadores en las ganancias de las empresas elaborado por el Compañero diputado Héctor Recalde.
Utilizando excusas del manual de los conservadores como ser que no están dadas las condiciones para “para propiciar el reparto de las utilidades” aunque evidentemente si lo están para satisfacer la gula empresarial, y que el proyecto “concentraría aun más el beneficio entre los trabajadores que están en blanco” cuando en realidad éste en ningún momento plantea una contraposición entre los intereses de trabajadores formales e informales, quien debería representar al Ejecutivo en el senado según la CN, una vez mas se apresta a incumplir el rol para el cual fue elegido.
Pero es lógico que el penoso vicepresidente que sufrimos le de la espalda al pueblo y haya elegido ser el felpudo de los empresarios, como se la dio esta misma semana apoyando la Ley de Quiebra del Estado, o como se la dio cuando vendió su honor a la oligarquía terrateniente de La Pampa Húmeda con su “No positivo” a la 125.
Y es lógico porque desde aquel momento en el que empezó a mostrar simultáneamente su falta de coraje y su viraje definitivo hacia el oportunismo conservador, decidió abandonar el Proyecto Nacional para transformarse en un vicepresidente a las órdenes de los sectores concentrados de la economía.
Desde aquel momento en el que consumo su traición primera faltándole el respeto a todo el pueblo trabajador, inició su declive, quizás no en imagen gracias a la bendición que le otorgaren los multimedios como su nuevo peón consentido, pero si en sus piernas, a fin de arrodillarse ante sus nuevos patrones.


Compañero Ikal Samoa

3 comentarios:

Unfor dijo...

"Traidor de poca monta"

La más exacta definición. Se lo ha sobrevaluado a este sujeto.
Otro desempate después del "famosísimo del 2008" y sin embargo Marianito Grondona está pidiendo a gritos que Scioli se pase del lado de ellos. Ya no lo/s conmueve más Cleto; ja, ja.

Anónimo dijo...

anoche mariano grondona pedia casi a punto de llorar que scioli de el salto hacia el vacio, o sea hacia la oposicion, por lo tanto no le tiene que ir muy bien a kikobos con sus traiciones cotidianas.

manuel el coronel dijo...

Buenísimo cro. Ikal, Cobos apenas si será recordado en la historia como un vicepresidente que fue opositor de Cristina Fernandez, es más, va a ser más recordado justamente por quien vicepresidió.

que bajo

EnglishFrench German Spain Italian DutchRussian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified mesajes de amor y amistadtraductor banderas blogdocumentalesxo descargar un link