martes, 13 de julio de 2010

Diversidad familiar.

La cruzada oscurantista en contra de la igualdad de derechos civiles en materia matrimonial que vienen llevando adelante los sectores más repugnantemente conservadores de la sociedad, entre los que se inscriben sectores político- económicos ligados al feudalismo federal y al neomenemismo naciente, grupos económico- religiosos evangélicos, y desde luego la colaboracionista de la dictadura y defensora de curas pedófilos Iglesia Católica, tendrá hoy su sita culmine de cara a los sucesos que el Senado acoja mañana.
Buscado un golpe de efecto que imponga su posición en la opinión pública y mediática, este conjunto de seres ruines hará hoy por la tarde una marcha reivindicando los valores fascistas y conservadores que pretenden perpetuar la desigualdad con falacias argumentativas de una pobreza difícil de equiparar.
Es evidente que el necesario debate que se ha generado gracias a la exclusiva lucha del pueblo homosexual argentino durante años, y ahora si acompañado por el Gobierno Popular y el pueblo en todas sus expresiones más progresistas, ha pretendido enfocarse por parte de los sectores medievales, desde la típica visión oscurantista que pretende generar terror donde a la naturalidad de los cambios sociales aflora.
Esa visión que niega la diversidad existente en torno a la composición de la familia y la ata al prototipo conveniente de la mamá el papá y los hijos, busca en la utilización de esta familia parcializada el puntapié para el discurso que impone esa supuesta desnaturalización del ámbito familiar.
Pero no es necesario hilar fino para derribar esta mentira, basta con retomar la realidad de las familias en la sociedad donde nos encontraremos con composiciones bien diversas que incluyen la idea de “papá y mamá” pero no la consagran como exclusiva y excluyente.
Si consideramos al amor como el nexo incondicional para la conformación familiar, es indudable y obvio, que este sentimiento no es propiedad excepcional de la heterosexualidad.
Aún desde otra perspectiva, la misma diversidad familiar incluye composiciones como madres solteras con hijos que son imposibles de ajustar al prototipo que pretende imponer el conglomerado oscurantista.
La diversidad familiar es una realidad que no será modificada por el tratamiento o no tanto del proyecto de matrimonio igualitario, como del proyecto consagratorio de las desigualdades discriminatorias denominado de “unión civil”.
Sin embargo es indudablemente necesario avanzar en una legislación progresiva que de el marco jurídico necesario, sustentable y racional a la diversidad familiar, y lo es porque la sociedad toda necesita la igualdad de derechos para contener, proteger y garantizar los caminos de la equidad social, y del desarrollo como seres humanos mas completos y humanizados.
De la misma forma y en franca relación, sí la sociedad pretende desarrollarse cualitativamente, sí la sociedad pretende humanizarse, debe repudiar con vehemencia esas visiones fascistas y discriminatorias que pretenden imponer las ratas oscurantistas neoconservadoras.
Pepito Cibrián dijo hace unos días una gran verdad al expresar que los heterosexuales son los responsables de que haya tantos niños sin hogar.
Quizás a partir de este debate empecemos a forjar el crecimiento social necesario para ser mas dignos y mas humanos, permitiendo a esos niños tener el amor familiar, y a la vez permitiéndonos comprender que el igualdad en los derechos civiles es siempre una obligación propia como sociedad.


Compañero Ikal Samoa

1 comentario:

Unfor dijo...

Muy bueno, Ikal.

EnglishFrench German Spain Italian DutchRussian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified mesajes de amor y amistadtraductor banderas blogdocumentalesxo descargar un link