martes, 27 de julio de 2010

Carentes argumentos.

¿Cómo les debe doler Héctor Timerman a las empresas hegemónicas de desinformación, que sistemáticamente envían a sus peones a pegarle?
¿Cómo las irrita que aparezcan nuevas voces a contar la historia y la realidad desde otras ópticas?
Desde pensamientos ligados a las necesidades del pueblo y no de los sectores concentrados de la economía, entre los cuales las empresas hegemónicas de desinformación ocupan un lugar central.
Un ejemplo, uno mas, de esta necesidad del neoliberalismo mediático por intentar acallar, por intentar censurar, las voces que no son funcionales a sus intereses es el artículo de hoy titulado “Timerman, el gran inquisidor de Twitter”.
Escrito por uno de esos peones que tiene esta prensa siniestra que desinforma y reprime a quienes se oponen, un tal Pablo Sirvén, el texto intenta trazar una conexión entre la relación que tienen los Macri (padre e hijo), y la relación que tuviera el actual Canciller con su padre y como se supone que esto afecto su desarrollo personal en la vida.
Una idea cargada de irracionalidad barata que tiene como único fin desacreditar la figura de Héctor contraponiéndolo con una endiosada figura de Jacobo Timerman bien útil para la ocasión.
Pero todo este esquema argumental retorcidamente ajustado para golpear a Timerman no finaliza ahí, sino que es la puerta de entrada para decir lo que este don nadie quiso decir desde el inicio, que el Canciller utiliza el Twister para domesticar periodistas y que el gobierno tiene “twitteros K espontáneos o rentados que están prontos para actuar como obsecuente claque de sus divagues virtuales”.
Como conclusiones de este pobrísimo texto podemos afirmar una vez mas que:
Primero, según las empresas de desinformación y sus peones pagos – porque a ellos si les pagan por decir lo que dicen- se puede criticar, discutir, e inclusive maltratar y difamar a cualquiera menos a ellos que son una suerte de elite social elegida e intocable dado que son la “prensa libre”.
Segundo que todo aquel que este en contra del vergonzoso sistema de medios actual – y en este incluyo a medios gráficos y audiovisuales- es obsecuente y/o esta rentado por la “billetera K”.
Tercero, es llamativo que los argumentos para defender la hegemonía mediática sigan siendo excesivamente carentes de inteligencia, racionalidad y sensibilidad.



Compañero Ikal Samoa

4 comentarios:

manuel el coronel dijo...

De todas maneras compañero no deja de asombrarme la pelota que le dan a las redes sociales estos crápulas compañero. Tal vez sea por lo que usté titula.

Unfor dijo...

Pobres tipos. Que triste trabajo tienen, estos "Sirvén" que no sirvén para una mierda...

Anónimo dijo...

Excelente comentario. Me voy a parecer al estúpido de Pablo Sirven y decir que, con respecto a Timmerman, Clarín y La Nacion la tienen adentro y la tienen que seguir recontra chupando.

Anónimo dijo...

Los de Clarin no son periodistas, son truchísimos.

Si no existiera Google no podrían hacer periodismo.

EnglishFrench German Spain Italian DutchRussian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified mesajes de amor y amistadtraductor banderas blogdocumentalesxo descargar un link