martes, 16 de octubre de 2012

La SIP en San Pablo: Falacias y obviedades.



Los dueños de empresas mediáticas y multimedios, junto a sus laderos editores, se dan cita en San Pablo por estas horas, en la denominada 68° Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), entidad que se encarga de defender sus intereses corporativos en todo el continente.
Como ya sabemos, la SIP de nefasto historial, ha venido pretendiendo imponerse ante la opinión pública como guardián de la libertad de prensa, cuando lejísimos de ello, lo único que defiende es la libertad de sus miembros para realizar millonarios negocios entorno a la comunicación.
Esta impostura, la han ido amoldando con el paso de los años a fin de contribuir a la construcción de poder que cada uno de sus miembros posee en los países donde opera.
Desde luego, el devenir político interno de cada país resulta central para entender como opera cada multimedios local en este y como juega la SIP aportando desde su pedestal autorreferencial.
Así, la forma en que operan la SIP y sus miembros varia según si en un país la política funciona como aporte a sus intereses, o toma otros rumbos salvaguardando los intereses de los sectores populares y generando espacios plurales para democratizar la comunicación.
Dicho esto, no se puede esperar del encuentro en San Pablo, nada ajeno a declaraciones que demonicen a aquellos países en los cuales la política no se esta subordinando al deseo del mal llamado Cuarto Poder – como bien dijo alguna vez Arturo Jauretche “Es el primero”-, y de igual forma tampoco se puede esperar que se oigan voces disruptivas respecto de la impostura adoptada por los organizadores.
Por el contrario, es casi una obviedad que en ese marco los oradores invitados sean personajes como el ex presidente neoliberal peruano Alan García, o José Vivanco, director de esa ONG titulada Human Rights Watch, armada para vanagloriar países obedientes al mandato imperial aunque estén sumidos en la miseria y atacar los procesos políticos transformadores.
De la misma forma, es lógico que los discursos de los dueños y laderos editores que conforman la SIP, apunten a reafirmar las falacias de la neutralidad y la independencia periodística como punto de partida para una pretendida intangibilidad de sus intereses privados, que será cuidada con todos los ataques necesarios hacia cualquiera que pretenda avanzar hacia una pluralidad de voces.

1 comentario:

Daniel Mancuso dijo...

poderoso caballero es don dinero...

EnglishFrench German Spain Italian DutchRussian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified mesajes de amor y amistadtraductor banderas blogdocumentalesxo descargar un link