lunes, 30 de agosto de 2010

El negocio papelero.

La urgencia por imponer en la opinión pública un relato falaz sobre lo que fue la apropiación de Papel Prensa perpetrada por Clarín y La Nación con la inestimable colaboración de la dictadura genocida, ha evidenciado cuan desesperante les resulta la ascendente perdida de credibilidad de cara a la sociedad.
Y no es para menos, perder la capacidad de imponer el relato implica que la verdad salga a la luz y con ella tanto el armado político como el negocio papelero.
De allí el apremio por inventar testimonios que acrediten ese relato como la declaración de la Sociedad Interamericana de Prensa, o la cínica utilización de una víctima como lo fue Isidoro Graiver, ambos hechos, incapaces de resistir el menor análisis cuando uno investiga los archivos de los últimos 35 años.
Es que, como dijeran los socios apropiadores en su solicitada conjunta del pasado 24 de Agosto “Controlar el papel es controlar la información” y su fin último en la batalla por enterrar la verdad es seguir controlando el papel que tantos dividendos les ha dado. Debemos recordar que la apropiación permitió a los matutinos generar un monopolio en la producción y distribución del papel, fundamental, para aumentar sus ventas y sus ganancias en detrimento de los otros diarios.
Con una planificación y ejecución efectiva a estos fines, la producción es limitada asegurando el abastecimiento propio y el desabastecimiento ajeno, y el precio es diferenciado siendo más costoso para los restantes medios gráficos del país.
Con estas dos medidas, Clarín y La Nación han logrado aumentar los costos para todos sus competidores y con ello, los precios de sus productos en el mercado.
Como consecuencia esperable, las ventas de los socios ruines se incrementaron notablemente hasta lograr la posición dominante en el mercado que aún ostentan.
Todo este entramado que les permite sostener su posición dominante, bien vale el uso de las despreciables tácticas que vienen desarrollando, seguramente pensarán Magnetto y Bartolomé Mitre.
Pues les es necesario más que nunca controlar la información para imponer ese relato que aboga por un concepto tan vacío como útil para garantizar la continuidad del negocio papelero, el de libertad de prensa.


Compañero Ikal Samoa

2 comentarios:

Unfor dijo...

Realmente habrán perdido credibilidad todas las ratas (periodistas y políticos) que trabajan de voceros de Magnetto? Digo; en quienes le creian (eso espero).

Daniel Mancuso dijo...

El monopolio y sus secuaces están heridos ¡No pasarán!

EnglishFrench German Spain Italian DutchRussian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified mesajes de amor y amistadtraductor banderas blogdocumentalesxo descargar un link